Lelien Lelien

Una despedida temporal

Por María Lapiedra

Hace once años descubrí el diseño. Fue gracias a la familia Vernetta, su caja y Boke Bazán. Desde entonces, trabajo cada día para contarle al mundo la necesidad de que forme parte de todo lo que hacemos. De explicar que, gracias al diseño, podemos tener una sociedad mejor, unas empresas más competitivas, una vida más bella y una mejor experiencia en general.

Por el camino, pasé de estar sola en casa a tener un socio, Marcelo Alegre. “El día que quieras crecer, yo te impulso”, me dijo. Y así ha sido. Es siempre quien más me apoya, me ayuda, me advierte y que, incluso ahora, me espera y me cubre. Con él monté una empresa, intenté dejar de ser tan hippy (esto no ha funcionado del todo 🤪) y busqué compañeras para que me ayudaran a hacer mejor mi trabajo.

Así llegó Nuria, a la que literalmente rapté en una edición de la Feria Hábitat Valencia. “Nuria, déjate esto de la tele y vente conmigo”. Dos semanas después, me llamó y me dijo: “vale”. Y así empezamos en mi casa, compartiendo mesa y haciendo cosas. Luego Raquelita, que fue otra alegría en mi vida. Alguien a quien la tecnología no le asusta, ni las redes sociales, ni las millones de dudas con las que le atacamos el resto. Incluso se hace con las aplicaciones que encuentro cada semana y trato de poner en marcha para olvidarme cinco días después… Celia, nuestra última incorporación, llega en el momento perfecto para crecer, aprender y ayudar a mantener Lelien igual o mejor que conmigo.

Por el camino, no me llevo clientes, me llevo amigos. Amigos con los que he aprendido, hemos reído, hemos comunicado, hemos hecho grandes o pequeñas cosas juntos, pero siempre contentos y cómodos. Cuarenta empresas y profesionales en total con los que durante estos años he aprendido y evolucionado muchísimo. Desde profesionales y estudios maravillosos como Boke Bazán, Alegre Design, Conca y Marzal, Erre-Arquitectura, Gallén+Ibáñez, Gimeno Gràfic, Ximo Roca, Noviembre, Odosdesign, Nectar, Pedro González o Romero Vallejo, a empresas tan molonas como CapdellPoint, Blasco&Vila, Cármenes, Decotec, Designable, Equipo DRT, Graphenglass, Jover&Valls, Kártica, Omelette-ed, Mobenia, Momocca, Monrabal Chirivella, Moosebrand, Pauferro, Federico Giner, Radio City, Soher, Tau Cerámica, Téxtiles Mora a asociaciones como Anieme o Red-Aede. Incluso me va a costar dejar a mi hermana y su restaurante Memória.

—–

Y hay una más, con la que me vais a permitir explayarme un poco más porque es de la que más me cuesta separarmeActiu.

Qué difícil va a ser. La he sentido siempre tan mía. Me encanta esa empresa, su gente, su manera de afrontarlo todo sin miedo. Su constante necesidad de crecer, innovar, mejorar y contarlo.

La de alegrías que nos hemos llevado juntos son incontables. La de veces que hemos llorado (de risa y de alegría) consiguiendo cosas inimaginables. Aquel día, sentada en las escaleras del IVAM, saliendo de una Expo de Pepe Gimeno en Mr Pink.

Un tuit: Vicent Berbegal, Empresario Europeo del año. ¿¿¿Perdona??? No daba crédito. La locura se desató. El ataque de risa en las escaleras. La llamada de Teo. El discurso en español de Vicent traducido por Sole mientras se hacía selfies. La emoción de pensar que, sin saber cómo, habíamos pasado por encima de tantas otras empresas europeas y les habíamos enamorado con nuestra esencia Mediterránea.

Pero, ¿y aquella vez que tuve que parar el coche en una cuneta? Llamada de Sole: “María, ¿puedes hablar?”. “Sole, espera que aparque y suéltalo”. “María, lo hemos conseguido. Somos Premio Nacional de Diseño”. Y las dos a llorar. Porque era nuestro sueño y lo hicimos realidad.

Y luego está aquella vez que le dije a Sole: «Quiero que València sea Capital Mundial del Diseño«. Y ella me dijo: «Hagámoslo» (veníamos subiditas, debo decir). Y en esas me encuentro ahora ☺️.

—-

Mi camino en esta vida me ha llevado a este punto. Al de encontrar, por fin, un micrófono mundial con el que decirle al mundo: «Señores, el diseño es el futuro». Y me voy de cabeza, aunque tenga que aparcar a mis compañeras, a empresas donde me siento una más, a clientes que confían en mí desde hace años y a Marcelo, aunque sé que con él lo dejo todo bajo control.

A partir del lunes me voy para centrarme en el proyecto de  València Capital Mundial del Diseño como Directora de Comunicación. Me aparto de Lelien un tiempo (tres años) para trabajar mano a mano con Xavi Calvo en un proyecto que me ilusiona muchísimo, desde el primer día que empezamos a trabajar en él.

En Lelien se quedan Nuria, Raquel y Celia. No puedo dejarlo en mejores manos. Ellas se encargarán de todo a partir de ahora. Nuria será la Directora y la persona con la que podéis consultar cualquier cosa. Si un día os apetece que os echen una mano en cualquier cosa, para mandar una nota de prensa o lo que sea, podéis escribirle a ella.

¿Nerviosa con el cambio? Nada. Siento que es lo que tengo que hacer. Me encanta trabajar con Xavi. Me encanta tener a la Santa Trinidad de los Vicentes (Martínez, Pons y Llorens) detrás. Me encantan Amparo Balbastre, Marisa Gallén, Luis Calabuig, Kike Correcher, Maria Navarro, Pepe Cosín, Pau Rausell… y tantos otros con los que haremos esto muy grande. Tener recursos, miradas y medios para alzar la voz del diseño.

Gracias a tantos por confiar en mí y en Lelien estos años. Gracias a todos los periodistas que habéis difundido nuestras informaciones. Gracias, chicas, por cuidarme la casa mientras me voy de baja de maternidad con la Capital. Prometo volver mucho mejor de lo que me voy ❤

 

Comparte :

Relacionados

Deja un comentario