Lelien Lelien

Cinco errores comunes en la gestión del blog de una marca

Anterior

Las empresas dedican tiempo y esfuerzo a configurar páginas web atractivas, completas e informativas. En mostrar de la mejor manera posible las cualidades de sus servicios y productos apostando por un diseño, unas fotografías y unos contenidos que reflejen la esencia de la marca y presenten la mejor imagen posible ante sus clientes, presentes y futuros.

Pero un detalle que muchos dejan de lado o, simplemente, relegan al olvido con el paso del tiempo es el blog. Es decir, el canal de noticias que refleja el día a día de las novedades de la marca. Un blog actualizado periódicamente con contenidos de calidad transmite una imagen de profesionalidad y dinamismo. Y puede contribuir al posicionamiento de la página si se aplican los criterios apropiados de SEO.

Pero, incluso dejando el factor del posicionamiento de google, un blog mal gestionado perjudica la visión global de un cliente sobre una determinada marca. Por eso, por nuestra experiencia, queremos resaltar los cuatro errores más comunes en la gestión de un blog y cómo solucionarlos.

  • Publicar poco y de manera aleatoria

Un blog no debe un cajón de sastre en el que se publican dos mensajes breves dos veces al año para informar de que se ha comprado una máquina o se va a visitar una feria. Es esencial contar con un plan de contenidos, es decir, un esquema de grandes temas de interés para el sector y para la compañía, que se van desgranado, mes a mes, siguiendo un calendario estable. Dos publicaciones al mes sería lo indicado.

Dependiendo del sector, deben estudiarse esas cuestiones generales de interés: tendencias, novedades de producto, proyectos, el equipo de la marca, los valores e iniciativas y actividades corporativas son otras de las opciones.

  • Contenido árido y repetitivo

La lectura de cualquier contenido de una web debe ser fluida y agradable. Con explicaciones claras y precisas, que aporten información relevante para el usuario. Dos frases técnicas acompañadas por una fotografía no constituyen un artículo. Y desalientan de seguir consultando otros enlaces de la web.

  • Diseño web mal planteado

En ocasiones, el canal de noticias está ausente de la Home, no aparece en el menú principal o es necesario bajar hasta el final de la página para encontrar algún enlace a éste. O incluso el diseño de la navegación es poco útil, al abrir pestañas o documentos externos, en lugar de llevar a una sección ordenada y sencilla de consultar.

  • Asignar el blog a personal no especializado

El trabajo diario de cualquier empresa requiere de tiempo, recursos y personas lograr que los proyectos avancen y lleguen a buen término. En ocasiones, una vez la web ya está terminada en cuanto a diseño y contenidos, no existe una persona concreta en la empresa con conocimientos y experiencia en el ámbito de la comunicación. 

Por eso, en ocasiones, se encarga de nutrir el blog, muy de vez en cuando a personal no especializado del propio equipo, que hace lo que puede, cuando se lo permite su trabajo habitual. En lugar de seguir un plan y un calendario específico, que aporte valor a la web y a la marca, en su conjunto.

  • Peor posicionamiento

El posicionamiento de una página web en Google es crucial para su visibilidad y proyección de futuro y es la disciplina del SEO la que se encarga de ello. Muchas veces, las empresas cuidan el posicionamiento de sus páginas fijas, pero olvidan que, con un plan de contenidos optimizado para SEO, cada artículo del blog bien planteado y redactado contribuirá, con el tiempo y de manera orgánica, a mejorar los resultados de su web. 

Sin olvidar, claro está, que todo contenido del blog puede hallar su réplica en las redes sociales de la compañía, llegando así a más personas y seguidores interesadas en las novedades de la marca.

Anterior Comparte :

Relacionados

Deja una respuesta