Lelien Lelien

Cinco tips para ganar un Premio Nacional de Diseño

El diseño español vive un momento dulce. No sólo por su excelencia y capacidad de transformación económica y cultural sino por un mayor reconocimiento social a todos los niveles.

En ese sentido, los Premios Nacionales de Innovación y Diseño, creados en 1987, son el máximo reconocimiento a los diseñadores, empresas y jóvenes profesionales del diseño que se concede en España. De un tiempo a esta parte, el anuncio de los ganadores y la entrega física de los galardones se ha convertido en un evento de gran impacto mediático. Se trata de un honor al que cada año se postulan decenas de candidatos.

Desde 2017, en Lelien hemos tenido el privilegio de preparar las memorias para los Premios Nacionales de Diseño de dos diseñadores y dos empresas que han resultado merecedores de esta distinción: Actiu (2017), Point (2019), Marisa Gallén (2019) y Pepe Gimeno (2020). Por eso, queremos compartir nuestras recomendaciones para preparar una propuesta convincente, clara y completa para lograr esta distinción.

  • Trayectoria y apuesta por el diseño

La apuesta por el diseño de una empresa y la calidad del trabajo de un diseñador son objetivas. De ahí que sea importante contar con una trayectoria consistente y perdurable en el tiempo para poder presentarse a estos galardones. En el caso de las empresas, es un mínimo de diez años. No obstante, en la categoría de jóvenes diseñadores, la experiencia va en su contra. Diez años es el máximo.

  • Documentación al día

La labor de preparar y documentar una memoria para los Premios Nacionales de Diseño es sencilla si la historia, trabajos, fechas y relación de actividades están ordenadas, digitalizadas y, a poder ser, ordenadas en listados cronológicamente. Comenzar de cero ese proceso conlleva, evidentemente, más tiempo, pero, comenzando con cierta antelación, es viable.

  • Las bases del Boletín Oficial del Estado (BOE)

Leer detenidamente las bases del Boletín Oficial del Estado (BOE) y cumplir escrupulosamente con todas las exigencias legales y técnicas es crucial. De no ser así, la candidatura puede quedar descartada. En el caso de las empresas, eso pasa por datos financieros muy concretos de los últimos diez años; para los diseñadores, se exige un mínimo de tres avales; y en la categoría de joven diseñador, haber cumplido 35 años en el momento de presentar la candidatura, descalifica para este premio.

  • Idear un relato claro y coherente

La memoria del Premio Nacional del Diseño debe suponer un relato a través de todos los aspectos relevantes, de todas las cualidades y de todo el trabajo de una empresa o diseñador. Y ese relato debe ser claro y coherente, destacando los elementos diferenciadores de cada uno, siguiendo los apartados definidos en el BOE y aportando contenido relevante en cada uno de ellos. Como en un examen, todas las preguntas puntúan.

  • Diseño gráfico

No debemos olvidar que se trata de los Premios Nacionales de Diseño y que el jurado se elige de entre personas de renombre vinculadas con el sector del diseño. Por eso, el diseño gráfico es importante. Una ordenación clara, explicativa y equilibrada de los textos y material gráfico escogidos favorece la lectura y la comprensión. Que es precisamente lo que se necesita.

Estos cinco puntos conforman el planteamiento básico de cualquier candidatura. Pero, como en todo, existen otros factores que pueden determinar el ganador. Comenzando por las candidaturas contrarias que puedan presentarse en la misma categoría, a la composición y opiniones particulares de los miembros del jurado. Pero, incluso así, una propuesta completa, bien definida y que cumpla técnicamente con todos los criterios administrativos, tendrá siempre mejores pronósticos.

Nuestra experiencia en Lelien con los Premios Nacionales de Diseño nos han dejado claro que éstos pueden ser, para unos, un sprint y, para otros, una carrera de fondo. Hay quien los gana la primera vez que se presenta y quien tarda una década en ver reconocido su trabajo. Pero estos premios no tienen previsto irse a ninguna parte así que, en ocasiones, es sólo cuestión de trabajo y paciencia.

Comparte :

Relacionados

Deja un comentario